Blog dedicado a la divulgación científica y las ciencias humanas

Blog Archive

Licencia Creative Commons

Licencia Creative Commons
Salvo indicación expresa de otra cosa, la licencia de este Blog, Bitnavegantes, se refiere a las traducciones y/o adaptaciones de los artículos, así como algunos artículos propios.

Licencia de Creative Commons
Bitnavegantes by Pedro Donaire is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Follow by Email

Subscribe to our email newsletter.

lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Por qué es imposible dejar de pensar y mantener la mente completamente en blanco?


Por John Hendrickson, 1 diciembre de 2012

¿Por qué es imposible dejar de pensar y mantener la mente completamente en blanco?
Barry Gordon, profesor de neurología y ciencias cognitivas en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, responde:

Habrá que perdonar a tu mente por esta pequeña molestia, ya que ha estado trabajando para salvar tu vida, o más exactamente, la vida de sus antepasados.

Lo más probable es que tú no hayas tenido que preocuparte de si un susurro en la maleza pueda ser un conejo o un leopardo, o tener que identificar la mejor ruta de escape en ese tranquilo paseo que das por el lago, o de preguntarte si ese patrón tan gracioso en la hierba es una serpiente o una rama muerta. Sin embargo, decidir sobre ello era cuestión de vida o muerte para nuestros antepasados. La preparación más óptima, momento a momento, requiere un cerebro trabajando constantemente, un esfuerzo que requiere una gran cantidad de energía. (Para poner esto en contexto, el cerebro humano moderno posee tan sólo el 2 por ciento de nuestro peso corporal, pero consume el 20 por ciento de nuestra energía en reposo). Este cerebro hambriento de energía, que está en constante búsqueda de pistas, conexiones y mecanismos, únicamente es posible con el metabolismo de los mamíferos ajustado en una alta tasa constante.

El pensamiento constante fue lo que nos cambió de ser el alimento favorito de la sabana, una especie a punto de extinguirse, a convertirnos en la más exitosa forma de vida de este planeta. Incluso en el mundo moderno, nuestra mente siempre está agitada en su constante valoración de riesgos y oportunidades de los datos que se derivan de nuestro entorno, algo así como el servidor de un motor de búsqueda. Sin embargo, nuestro cerebro va un paso más allá, también piensa de forma proactiva, una tarea que eleva aún más el procesamiento mental.

Así que, aunque la mayoría de nosotros ya no nos preocupamos de leopardos en la hierba, seguimos planteándonos los nuevos riesgos y oportunidades, el empleo, las tasas de interés, el porcentaje de venta y esos estafadores que nos ofrecen 20 millones para sólo una pequeña inversión por nuestra parte. Nuestra herencia primate nos trae otra ventaja: la capacidad de navegar por un sistema social. Como animales sociales, realizamos el seguimiento de quién está arriba y quién no, de quién puede ayudarnos y quién puede hacernos daño. Para conocer y comprender esta información, nuestra mente está constantemente calculando escenarios "¿qué ocurriría si ..?". ¿Qué puedo hacer para avanzar en el trabajo, en la jerarquía social o la económica? ¿Qué peligros hay aquí? ¿Qué oportunidades?

Por estas razones, nos beneficiamos de tener un cerebro que funciona durante todo el día, aunque ello signifique de vez en cuando hacer frente a pensamientos intrusivos.

- Artículo publicado originalmente con el título “Ask the Brains.”
.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En Google+